Homeostasis

Retroalimentación negativa y positiva

Cuando existe un estímulo, hay dos tipos de mecanismos con los cuales el organismo reacciona, retroalimentación negativa y retroalimentación positiva.

 

Retroalimentación positiva

La retroalimentación positiva, se desencadena con el propósito de amplificar la respuesta al estímulo inicial, puede compararse con una reacción en cadena o un círculo vicioso. Pocas son las funciones reguladas por este mecanismo; más bien se desencadena en situaciones patológicas.

 

Es el sistema por medio del cual el organismo en muy pocas ocasiones regula alguna de las funciones corporales en condiciones normales, haciendo que el estímulo inicial se mantenga e inclusive se incremente. Este tipo de mecanismos se hacen presentes predominantemente en situaciones patológicas: Sus elementos constitutivos son: estímulo, receptor, vía aferente, centro integrador, vía eferente, efector y respuesta. La respuesta no tiene la capacidad de satisfacer el estímulo inicial.

 

Retroalimentación negativa

La retroalimentación negativa, es cuando el organismo responde de tal manera que se opone al estímulo inicial y se tiende a llevar al organismo a su funcionalidad, lo que permite mantener constante el medio interno y por lo tanto regular dicha función. Este sistema de regulación tiende a operar con mayor frecuencia a nivel fisiológico.